Tiznao

Hay comidas sencillas y fáciles de preparar. El tiznado ofrece además una gama de posibilidades distintas a la hora de combinar sus ingredientes que lo puede equiparar a recetas exquisitas y sofisticadas. Puedes sorprender a los tuyos no sólo con el sabor, sino también con la tradición de un plato auténticamente nuestro, manchego y hasta nos atrevemos a decir Valenzoleño por alguna de sus variantes como es el “Revientalobos” o “Revientapechos”.

Ingredientes:
– 1 cabeza de ajo.
– 1/2 cebolla mediana.
– 150 gr de bacalao.
– 8 guindillones.
– 3 guindillas picantes.
– 4 tomates de bote.
– 1/4 litro de agua.
– 1/2 vaso pequeños de aceite.
– sal a nuestro gusto.
– 3 huevos.

Preparación:
Se ponen a asar los ajos, el bacalao, los guindillones y las guindillas. En una cacerola aparte se ponen a cocer los huevos. Una vez que todo está asado y cocido, es el momento de ponerse a mezclar todos los ingredientes. Como orientación podemos seguir este orden:
– En una fuente onda picamos las guindillas y los guindillones en trozos pequeños.
– A continuación añadimos la cebolla que cortaremos también en trozos pequeños.
– Seguidamente troceamos el bacalao, los ajos, los huevos y el tomate como indicamos anteriormente.
– Le ponemos ahora el aceite y le damos a todo unas vueltas para que quede bien mezclado.
– Sazonamos y por último añadimos el agua que tiene que estar muy caliente.
– Si en casa se está cocinando alguna comida caldosa, podemos sustituir el agua por caldo.

Variantes:
– En algunas casas con el fin de que resulte espeso el tiznado suelen añadirse y deshacerle una patata asada.
– Podemos poner más o menos picante dependiendo del valor de los comensales.
– Las guindillas se pueden poner secas o tiernas, cada una de un sabor distinto.

Receta cedida por Rosario Córdoba y Francisco Javier Pinés.